Periódico QuienOpina – Quién quiere Wall Street que gane las elecciones

Quién quiere Wall Street que gane las elecciones

bruce octubre 4, 2016 Comentarios desactivados en Quién quiere Wall Street que gane las elecciones
Quién quiere Wall Street que gane las elecciones

Al análisis de las muchas implicaciones –reales, potenciales o especulativas– de un posible triunfo de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos que se han mencionado a lo largo de la campaña cabe añadir el que sugiere que Wall Street teme una victoria electoral del magnate y sufriría fuertes pérdidas si él gana la votación del 8 de noviembre.

En específico, como relata The New York Times, esa noción se desprende de algunas reacciones en  los mercados financieros al pasado debate entre Hillary Clinton y Trump. Antes del debate, con las encuestas prácticamente empatadas tras una caída de la demócrata y un auge del magnate en semanas recientes, crecía la inquietud entre unos y la euforia entre otros en torno a un posible vuelco que colocase a Trump en la delantera.

Entonces tuvo lugar el debate y, según narra el Times, mientras Clinton hacía ver al magnate escaso en preparación y de temperamento descolocado, los mercados de futuros de la bolsa de valores comenzaron a subir en el índice S&P 500, lo que implicaría que quienes invierten en él temen un triunfo de Trump y encontrarían más propicia para sus negocios una administración liderada por Clinton.

Varias peculiaridades del alza de esos índices, como lo inusual del tamaño de las operaciones y la hora en la que sucedió (durante el debate, entre 9 pm y 11 pm), refuerzan el diagnóstico de que esa ganancia en los futuros bursátiles habría estado relacionada con el mal papel que Trump tuvo en el debate y, por extensión, con el crecimiento de las probabilidades de que sea Clinton quien gane la Presidencia.

Y si bien la ganancia bursátil vinculada al debate habría sido de poco menos del 1%, el análisis del Times concluye que de ello se puede inferir que un triunfo electoral de Trump implicaría una caída de entre el 10% y el 12% en Wall Street. O al menos que esa sería la pérdida que los mercados esperarían en ese supuesto.

En todo caso, se trata de escenarios que no necesariamente se cristalizarán, o que si lo hacen podrían tener lugar de modo distinto.

En ese sentido, es curioso que uno de los muchos factores de predicción del resultado de la elección que se han lanzado a la palestra recientemente es que, en procesos electorales pasados, una pérdida bursátil en el índice S&P 500 en las últimas semanas antes de la elección generalmente se ha asociado con la victoria del candidato presidencial opositor (en este caso Trump, considerando que Clinton pertenece al partido que actualmente detenta la Presidencia), como comenta CNN Money.

Hasta el momento, entre el martes posterior al debate y hoy, el índice S&P ha subido mínimamente e incluso su nivel es menor al que tenía hace un mes, tras registrar una caída a mediados de septiembre.

Algunos atribuirán esa baja y el actual repunte a la remontada de Trump en las encuestas hasta antes del debate y a la recuperación de la ventaja de Clinton en días recientes. A mediados de septiembre, la delantera de Clinton en los promedios deRealClearPolitics era de 1 punto y hoy es de 2.5, mientras que el pronóstico ponderado de FiveThirtyEight daba a Clinton, justo antes del debate, 54.8% de probabilidad de victoria y esa cifra es hoy 68.1%.

¿Prefieren, así, los mercados de Wall Street un triunfo de Clinton, por considerar que una victoria de Trump les significaría pérdidas? Eso sugieren los modelos citados por el Times y CNN, que también coinciden con críticas que afirman que los planes económicos de Trump no son plausibles y en realidad crearían pérdidas de empleos y un mayor déficit, aunque ciertamente no bastan para mostrar un panorama completo de las preferencias y tendencias electorales.

Con todo, la noción de que la bolsa de valores ‘teme’ a Trump y ‘preferiría’ a Clinton tiene aristas curiosas. Algunos dirían que es un indicador de que el magnate no es la figura ‘ganadora’ que tanto presume ser, pues los mercados ven como un signo de problemas (es decir, de pérdida de dinero y de negocios, de caída en la economía del país) su posible llegada a la Casa Blanca. Pero otros dirían que la ‘preferencia’ de Wall Street por Clinton es un síntoma de su cercanía con esos grandes capitales, situación que no agrada a amplias masas de votantes tanto a izquierda como a derecha.

En una elección con una polarización tan honda, la noción de que Trump causa inquietud en Wall Street puede ser reciclada a su favor y contra Clinton, y podría convencer a algunos pese a que la retórica del magnate durante toda la campaña no se ha caracterizado más por su estridencia que por su precisión.

En contrapartida, como también se ha criticado, la plataforma de Trump en realidad tendería a favorecer a los grandes capitalistas con su oferta de importantes reducciones en impuestos y regulaciones, mientras que su planteamiento hacia las clases populares tiene una fuerte carga demagógica (como el prometer traer de vuelta al país empleos perdidos por efecto de la globalización y la imposición de sanciones a las empresas estadounidenses que desplacen su producción a otros países).

Y, cabe añadir, la presente reacción de Wall Street en el contexto de la elección presidencial es, como se comenta en Bloomberg, de bostezo. Las fluctuaciones en varios de los mercados financieros de Estados Unidos han sido, en cambio, las más estrechas en las últimas dos décadas en periodos de elección presidencial, lo que dejaría entrever que Wall Street en realidad no estaría demasiado inquieta por los vericuetos de la presente contienda electoral, ya sea porque los inversionistas no creen que Trump vaya a ganar o porque no les importa que eso suceda.

El veredicto final será, en todo caso, el del 8 de noviembre.