Periódico QuienOpina – La confesión de Joaquín “El Chapo” Guzmán, “Me estoy volviendo loco”

La confesión de Joaquín “El Chapo” Guzmán, “Me estoy volviendo loco”

bruce octubre 26, 2016 Comentarios desactivados en La confesión de Joaquín “El Chapo” Guzmán, “Me estoy volviendo loco”
La confesión de Joaquín “El Chapo” Guzmán, “Me estoy volviendo loco”

Joaquín “El Chapo” Guzmán confesó a sus abogados que se está “volviendo loco” y que no cree “llegar vivo a diciembre”, al tiempo que recurrió a la oficina del Defensor del Pueblo para que interceda a fin de suavizar sus condiciones carcelarias.

El abogado de Guzmán, Refugio Rodríguez, dijo que su cliente hizo saber a miembros de la defensa que requiere “atención psiquiátrica urgente”.

De lo contrario, advirtió, sus condiciones de reclusión podrían agravarse hasta hacerle perder la vida en cuestión de semanas

Ante esta circunstancia, la esposa del Chapo, la ex reina de belleza Emma Coronel, decidió presentar un recurso de queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), según dijo el letrado.

El Chapo, de 59 años, parece desesperado ante su inminente extradición a Estados Unidos, según los expertos, busca evitar ser llevado a juicio en ese país, algo que podría ocurrir en los primeros meses del próximo año.

 Por ello, habría decidido echar mano de su última carta, invocando el tema humanitario, bajo el pretexto de sus precarias condiciones de salud debido alas pésimas condiciones de reclusión en que se encuentra.

Hace una semana, un juez de casación rechazó uno de los últimos recursos de amparo interpuestos por su defensa para evitar su traslado, por lo que ya sólo le quedan un par de apelaciones.

La esposa del “rey de las drogas” denunció ante la CNDH los malos tratos que asegura recibe en prisión su marido y dijo que Guzmán “está muy mal”, ha perdido “mucho cabello por tanto medicamento” que se le obliga a tomar y “vive en constante estrés físico”.

El abogado del Chapo indicó que la decisión de recurrir a la CNDH radica en la necesidad de poner fin a las medidas de aislamiento a que ha sido sometido su cliente y que ha minado seriamente su salud.

Guzmán, de 59 años, quiere que se le otorgue un trato similar al de otros detenidos, como por ejemplo poder recibir la visita diaria de sus abogados.

La tercera esposa del jefe del Cártel de Sinaloa, un imperio con presencia en más de 54 países, solicitó “una serie de medidas cautelares” para su marido, a fin de que no se recrudezcan sus condiciones físicas y mentales.

El defensor del escurridizo y temerario hombre que ha escapado dos veces de cárceles de alta seguridad y fue recapturado el 8 de enero último, señaló que si la CNDH no le da una respuesta positiva, buscará hacer llegar su queja al presidente Enrique Peña Nieto, aunque “sabemos que no nos va a recibir”.

La semana pasada, se dieron a conocer dictámenes médicos de dos reconocidos especialistas, el psicólogo Erick Chargoy y el psiquiatra César Ayuzo, que certificaron que sufre severa pérdida de memoria, estrés, insomnio e hipertensión, entre otras cosas.

Las autoridades rechazaron los dictámenes por no apegarse al Protocolo de Estambul, un método reconocido internacionalmente para definir si un detenido es sometido a tortura.

Alberto Rodríguez, director del Sistema Penitenciario Federal, anunció queGuzmán será sometido a nuevos exámenes en los próximos días apegados a este protocolo con peritos certificados por la Procuraduría General de la República (PGR).

Según el funcionario, recibe atención médica cada dos días, y en sus más de cinco meses en la prisión de la fronteriza Ciudad Juárez ha contado “con múltiples visitas familiares, íntimas y por parte de sus abogados”. El abogado del Chapo dijo que la queja ante la CNDH es contra el ministro de Gobernación, Miguel Osorio, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales y el jefe de prisiones del gobierno federal, entre otros funcionarios.

El jurista señaló que las medidas de seguridad en su contra no se justifican por sus dos intentos de fuga porque “escaparse de prisión no es un delito”conforme a la leyes mexicanas.

“Debe recibir un trato igual al de los demás internos” y no deben “restringírsele sus derechos” o de lo contrario se lo está discriminando y se “afecta su dignidad humana”, afirmó.