Periódico QuienOpina – Cosas que te arruinan el sueño y No lo sabías

Cosas que te arruinan el sueño y No lo sabías

bruce octubre 25, 2016 Comentarios desactivados en Cosas que te arruinan el sueño y No lo sabías
Cosas que te arruinan el sueño y No lo sabías

Comerse una naranja por la noche puede no ser lo mejor. La profesora Karen Carlson, de la Universidad Harvard, sugiere no consumir cítricos antes de irse a la cama. Especialmente porque pueden provocar acidez estomacal y, con ello, arruinar el sueño.

Irte a la cama con el estómago vacío puede impedirte dormir bien. Por el contrario, comer en exceso tampoco es bueno para el sueño. Para poner las probabilidades de tu lado, espera dos o tres horas entre el momento de cenar y el de irte a la cama.

Tu cama es el templo del sueño. Si comienzas a utilizarla para trabajar con el portátil, ver la televisión o hablar por teléfono, de forma inconsciente, puedes estar dándole otras funciones, que eventualmente pueden estropearte el sueño. De hecho, ya no asociarás tu cama solo con dormir, sino con otras actividades que te mantendrán despierto.

El limón se asocia a menudo con la limpieza. Sin embargo, esta fruta es conocida por aumentar los niveles de energía, además de aumentar la estimulación mental. De hecho, un estudio japonés de 2006 descubrió que las ratas expuestas al olor del limón tardaron más tiempo para conciliar el sueño que otras. Tal vez la concentración de limón en tu detergente no sea suficiente para afectar a tu sueño, pero si te has dado cuenta recientemente de que te pasas noches sin descansar, sin razón aparente, tal vez el problema venga de ahí…

Aunque algunos estudios han confirmado que el ejercicio podría ayudar a conciliar el sueño, ya que les ayuda a las hormonas del sueño, como la melatonina, a ser más eficientes, hacer ejercicio justo antes de acostarse puede causar una situación inversa. De hecho, actividades como correr o entrenarse con pesas pueden tener un efecto estimulante, lo que te impedirá pasar una buena noche de sueño. Lo mejor es entrenar por la mañana para ayudarle a tu ritmo circadiano.

La temperatura juega un papel vital a la hora de dormir. Nuestra temperatura corporal pierde alrededor de medio grado cuando nos quedamos dormidos. Pero, si tienes demasiado calor, por dormir bajo una tonelada de mantas, tu cuerpo no será capaz de perder ese calor.

Por el contrario, no será de gran ayuda dormir con las ventanas abiertas en invierno y apagar la calefacción. Si tienes mucho frío, pasarás una noche agitada y tendrás muchos problemas para conciliar un sueño reparador. Puede hacer frío en tu habitación, pero, si es demasiado, hará el efecto contrario al esperado.

Si tienes un nuevo horario de trabajo, que requiere trabajar más temprano o más tarde, eso puede afectar a tu sueño. Tu ritmo circadiano, que es un poco tu reloj interno, puede ser perturbado por estos cambios tan importantes, según la Mayo Clinic. Esto también puede ocurrir si tienes un horario irregular, que requiera trabajar tanto por el día como por la tarde. Es como si tu cuerpo nunca pudiese encontrar un “horario fijo”.

Tomarte siestas por la tarde puede ser reparador para muchas personas. Sin embargo, la National Sleep Foundation cree que las siestas no son adecuadas para todos. En algunas personas, una siesta puede interrumpir el ritmo circadiano, lo que puede causar insomnio.

La fiebre del heno es muy desagradable, pero, además, ¿sabías que podría afectar al sueño? En efecto, según un estudio de 2013, de la Asthma and Allergy Foundation of America, un 59% de las personas con rinitis alérgica informaron que sufren de trastornos del sueño.

El dormitorio no es el mejor lugar de la casa para poner una computadora o un televisor. Estas son distracciones que pueden impedirte dormir, ya que estimulan la actividad del cerebro. Y, para disfrutar de una buena noche de sueño, tu cerebro no tiene necesidad de estar tan activo. Tu habitación debe contener la menor cantidad de fuentes de distracción posibles. Si no te queda otra opción que instalar una computadora cerca de tu cama, trata de no utilizarla justo antes de irte a dormir.

Muchas personas dejan su teléfono inteligente en la mesita de noche mientras duermen. Lamentablemente, este gesto puede ser muy perjudicial para el sueño. De hecho, la pequeña luz parpadeante azul puede impedir la producción de melatonina, la hormona del sueño, además de interrumpir tu ritmo circadiano. Resultado: tu sueño no será tan reparador como antes.

El síndrome de las piernas inquietas se caracteriza, según la Fondation Sommeil, por un impulso muy fuerte de mover las piernas cuando se está en la cama o en una posición de descanso. Las personas que lo sufren tienen problemas para conciliar el sueño rápidamente y pasan noches difíciles. Esta enfermedad es más común de lo que la gente piensa, ya que del 5 al 10% de las personas se verían afectadas.

Si te pasas el día estresado y no te das tiempo para relajarte cuando estás en casa, seguro que vas a tener dificultades para conseguir un sueño reparador. La profesora asociada de la Escuela de Medicina de Harvard, Karen Carlson, argumenta que el estrés es un estimulante y que activa las hormonas que actúan contra el sueño. Incluso si tu estrés se produce por el día y no por la noche, eso puede llegar a acabar con tu sueño. Carlson recomienda hacer algunos ejercicios de relajación para reducir el estrés a lo largo del día.